Ya sabes qué hacer para ser un líder, pero admítelo: no te da la gana

Ya estoy en esa mitad del año en la que más complicado me resulta mantener un estado físico aceptable. En los últimos seis años me preparo para correr la Media Maratón de Valladolid de abril a septiembre, lo que me obliga a cuidar lo que como y a entrenar regularmente para poder afrontar los poco más de 21 kilómetros con garantías (más que nada para no echar el hígado por la boca). Vamos, lo que viene a ser una operación bikini tardía. Pero una vez cumplido el objetivo me dejo llevar y entro poco a poco en esa fase, cuyo pico se encuentra en las Navidades, que se caracteriza fundamentalmente por descuidarme en las comidas y abandonar la rutina de ejercicio físico. Lo que viene a ser una operación bikini, pero al revés. Me he dado cuenta de este tira y afloja que repito cada año después de varios años ocurriéndome lo mismo. Sí, la verdad es que tampoco hay que ser un genio de la deducción para para darse cuenta.

Si quieres seguir leyendo pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *