Una creencia que no aceptaría en un trabajador ni en una empresa

Cada año que pasa estoy más convencido que una de las principales claves del éxito de una organización es la selección que hacen de las personas que trabajan en ella. Tal como dice el eslogan de mi empresa, Entrepersonas: «las empresas son las personas que trabajan en ellas». Y es cierto que esa selección de personas se realiza habitualmente en base al curriculum y la experiencia; pocas veces se hace en base a las competencias y las habilidades; y en ocasiones contadas se hace en base a los valores y las creencias. La razón es evidente, es mucho más fácil evaluar el curriculum y la experiencia que las competencias y las habilidades; y es mucho más fácil evaluar las competencias y las habilidades que los valores y las creencias. Pero por otra parte, lo que realmente influye en nuestro comportamiento en cualquier contexto son nuestras creencias y valores más profundos.

Para seguir leyendo pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *