Reto Abril 2015. Día 9: Liderazgo

Día 9 del reto del mes de abril para la mejora de tus competencias. Y hoy por ser miércoles una competencia potente donde las haya: El Liderazgo. Esta competencia me la ha propuesto MónicaGracias Mónica!), pero seguro que todos la teníamos en mente. Así que hoy… ¡vamos a mejorar nuestro Liderazgo!

Competencia del Día: Liderazgo

Existen muchas definiciones de liderazgo en el mundo, pero la que voy a utilizar aquí es la que más me gusta. La definición de liderazgo que utiliza Peter G. Northouse en su libro “Leadership: Theory and Practice” (2001), en el que dice que el liderazgo “es un proceso por el que un individuo influye en un grupo para conseguir un objetivo común”. Me gusta porque la definición hace hincapié en dos aspectos para mí esenciales del liderazgo: es un proceso y es influencia. Partiendo de esta definición del liderazgo la definición de la competencia liderazgo podría definirse como: “la capacidad de influir en un grupo para conseguir un objetivo común“. Para desarrollar el ejercicio de hoy utilizaré la teoría del Liderazgo Transformacional que describe 4 conductas del líder transformacional:

  1. Influencia Idealizada: ser modelo de altos estándares de conducta moral y ética
  2. Inspiración Motivadora: comunicar altas expectativas para las personas
  3. Estimulación Intelectual: estimular a las personas para ser creativos e innovar ante los problemas
  4. Consideración Individualizada: utilizar el tiempo necesario para preocuparte e interesarte por cada una de las personas de manera individual

El Objetivo del Ejercicio

El Objetivo para el ejercicio de hoy será aumentar nuestro liderazgo mediante el entrenamiento en la Consideración Individualizada del modelo del Liderazgo Transformacional.

El Ejercicio Práctico: un ejercicio sencillo a la par que difícil

El Ejercicio es muy simple, pero hay que hacerlo bien. Se trata de preocuparse honestamente por las personas. Esto se hace con una simple pregunta: “¿Qué tal?”. Callarse y escuchar. Después hacer alguna pregunta más sobre lo que te han contestado, del tipo “¿Ah sí?”, volverse a callar y escuchar. Y para finalizar despedirse con un poco de escucha emocional (que ya traté en el ejercicio del día 6 de abril) y una despedida al uso: “Hasta luego”.

Parece fácil, pero no lo es. ¿Cuántas veces alguien que te ha preguntado “¿Qué tal?” no lo ha hecho con un sincero interés sino como anticipo de algo que te quería decir, normalmente un “marrón”?

Es sencillo preocuparse por las personas, no es complicado. Pero no es fácil, sino bastante difícil. Y como casi todo en la vida requiere práctica, así que… ¡a entrenar!

¡Hasta mañana!

Saludos,

Raúl.

Un comentario

  1. Pingback: Reto Abril. Día 25: Impacto e Influencia | Entrepersonas Consultoría y Desarrollo S.L.U.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *