Reto Abril 2015. Día 5: Automotivación

¡Ya estamos en el quinto día! Uno más del reto abril 2015 para el desarrollo de competencias. Hoy vamos a tratar una competencia que ha sugerido Jesús (¡gracias Jesús!) utilizando el formulario de contacto: https://www.entrepersonas.com/contacto/ la automotivación. Ahí es nada…

Competencia del Día: Automotivación

La automotivación es en mi opinión una de las competencias más importantes en la vida de una persona. Se podría definir como la capacidad d4e mantener el impulso y la energía personal necesarias para alcanzar las metas y objetivos que nos hemos propuestos aún en situaciones adversas.

El Objetivo del Ejercicio

El objetivo de este ejercicio es entrenar uno de los componentes fundamentales en la automotivación: el propósito. El propósito es, citando a Daniel Pink, “la intención de hacer lo que hacemos al servicio de algo más grande que nosotros“. Me encanta esa definición. Cuando damos sentimos a lo que hacemos y ese sentido nos sobrepasa tenemos un verdadero propósito en lo que hacemos.

El Ejercicio Práctico: ¿picas piedra o construyes una catedral?

Éste es un ejercicio que en ocasiones utilizo cuando doy charlas y cursos sobre automotivación. Suelo empezar contando la conocida historia de dos personas que en la Edad Media, estaban picando piedra en un camino y cuando un peregrino se acerca a preguntarles qué están haciendo, uno contesta que picando piedra y el otro que está construyendo una catedral.

El ejercicio en sí consiste en que pienses en tu trabajo, o incluso en una tarea concreta que desarrolles y que definas exactamente tu propósito: una meta que se consiga con tu trabajo o con esa tarea pero que sea al servicio de algo más grande que ti mismo.

Recuerdo que en un centro logístico de Inditex en el que lo que hacían básicamente era desembalar cajas con ropa, almacenar ropa y volver a embalar cajas con ropa me contaron que en realidad lo que hacían era “mover moda“. En Grupo Antolin recuerdo una campaña de comunicación interna con el mensaje de que todos y cada uno de los trabajadores de Grupo Antolin eran “Ángeles de la Guarda” de las personas que utilizaban los coches de los clientes para los que trabajaban. Y recuerdo que una de las empresas en las que realicé una charla sobre automotivación era una funeraria, un trabajo realmente duro, pero que las personas que trabajaban allí encontraron también “su propósito”. Ese porqué de su trabajo al servicio de algo más grande que ellos mismos. Fue algo realmente emocionante.

Ahora te toca a ti automotivarte: ¿Cuál es tu propósito?

¡Nos vemos mañana con otro ejercicio!

Saludos,

Raúl.

2 comentarios

  1. Raúl, excelente!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *