Porqué prefiero el email al teléfono

Pues sí, prefiero el email al teléfono. Es cierto que el teléfono es más cercano, más personal, menos frío… Pero para mí hay razones de peso por las que prefiero contactar, cuando no es urgente, por email. Y esas razones son 2 que me benefician a mí y otras 2 que benefician a la otra persona.

email-icon-295x300Empecemos por las 2 razones por las que, en mi opinión, contactar por email beneficia a la otra persona:

  1. No interrumpes lo que está haciendo el otro. Y es que cuando utilizas el número del teléfono móvil de una persona le interrumpes sí o sí, ya que con casi total seguridad lo lleva encima y lo oye. Es cierto que si llamas lo más elegante es preguntar si te pueden atender, dando la posibilidad a la otra persona de colgar. Pero enviando un email las probabilidades de interrumpir lo que está haciendo la otra persona es mucho menor e indirectamente estás ayudando a los demás a ser más productivos. (A no ser que tenga activada la opción de avisar cada vez que llega un email a su bandeja de entrada, lo que es algo que a estas alturas todos deberíamos saber que es una de las mejores recomendaciones para bajar tu productividad a niveles cercanos a cero).
  2. Das tiempo para contestar. La vida que tenemos actualmente nos llena de urgencias, muchas de ellas innecesarias. Recibir un email no te exige tener que contestar inmediatamente, ya que el email no es un chat (aunque en muchas empresas se utilice como tal, úsalo como chat si quieres bajar tu productividad personal a casi cero). Utilizando el email permites que la otra persona conteste cuando quiera o pueda.

Y ahora las que me benefician a mí:

  1. Me obliga a planificar. Es evidente que no voy a optar por escribir un email cuando necesito una contestación o una información urgente, por eso me obligo a actuar con suficiente tiempo como para que la persona a la que dirijo el email tenga tiempo para contestar. Lo que me evita actuar de manera urgente y a contactar por email con varios días de antelación.
  2.  Me ejercito en escribir de manera concisa y clara. Escribir bien un email no es sencillo. Yo suelo optar por emails cortos, concisos y claros por una razón: prefiero que mis emails se lean de un simple vistazo, en vez de pasar a ser emails de esos abandonados por el usuario y que pierde cuando tiene que formatear el disco duro al cabo de años de acumular basura en el buzón de entrada.

Aún así es cierto que si después de un plazo prudencial (2 ó 3 días) no recibo respuesta al email, llamo por teléfono. Así que si no quieres que te llame… responde a mis emails!! 🙂

Saludos,

Raúl.

6 comentarios

  1. Fernando García

    Creo que es mejor utilizar los email por lo de “Negro sobre blanco” lo escrito, escrito está, las palabras se las lleva el viento y después no me acuerdo.
    Lo dejo aquí porque mi productividad está descendiendo.
    Un saludo.

    • Hola Fernando, gracias por comentar. Tienes razón en que actualmente el email se utiliza como “acuse de recibo”. Aunque eso llevado al extremo se convertirá, como muchas otras cosas en la vida, en una mala solución: evitar conflictos “cara a cara” enviando emails para luego poder decir “si yo ya te lo envié por email” no es nada recomendable. En ocasiones hablar las cosas de frente es mucho más productivo. Y hablando de productividad… espero que la tuya no haya bajado a valores cercanos de cero por mi culpa!! Jeje
      Saludos,
      Raúl.

  2. Claramente el email para trabajo, pero para amistades, el teléfono!!!!

  3. Personalmente prefiero la comunicación vía email porque que nos ayuda a organizar el contenido, a establecer prioridades, a gestionar mejor nuestro tiempo, etc.

    El teléfono lo prefiero para tratar un asunto que necesita de más profundidad o urgencia.

    Un debate interesante es cómo redactar un buen email para dar facilidad de lectura a tu receptor.

    Parece obvio, pero hoy en día sigo recibiendo emails en mayúsculas, sin asunto en el cuerpo del mensaje, con letra grande o muy pequeña, sin puntos, comas, sin firma, etc.

    Saludos, David

    • Hola David, gracias por comentar.
      Escribir un email bien no es fácil como dices. Recuerdo que en el colegio, en clase de Lengua (no sé si seguirá existiendo esa materia), te enseñaban cómo escribir una carta. Probablemente ahora habría que enseñar a escribir un email (una estructura podría ser: saludo, enunciar el motivo del email, desarrollarlo brevemente, agradecimiento y despedida)
      Y sí, yo también recibo emails que de horribles que están escritos se hacen casi incomprensibles.
      Saludos,
      Raúl.

Responder a David Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *