¿Por qué le llaman resiliencia a la tolerancia a la frustración?

Una de las grandes diferencias entre el ser humano y los animales es que el ser humano se está creando expectativas continuamente. Imaginamos cómo vamos a ser de productivos un día concreto, qué resultado obtendrá nuestro equipo de fútbol en un partido decisivo, cómo se ganarán la vida nuestros hijos, lo rica que va a estar la paella que vamos a hacer el domingo, etc. Una expectativa, al fin y al cabo, es una anticipación de lo que va a suceder en un futuro más o menos lejano. Las expectativas pueden ser negativas, si pensamos que lo que ocurrirá será algo malo o positivas, si anticipamos que lo que sucederá será bueno.

Para seguir leyendo, pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *