La sorprendente, extraña y absurda “titulitis” de las empresas

Siempre me ha llamado la atención la nomenclatura que algunas empresas utilizan para ciertos puestos de trabajo, como por ejemplo, Líder de equipo. Pareciera como si el título del puesto influyera de una manera casi mágica en la persona que lo ocupa. Y así cualquiera independientemente de sus habilidades o competencias, se le pegara algo de ese nombre. Aunque también puede tratarse de un mensaje subliminal para las personas a las que se les promociona a ese puesto: «Me han promocionado a Líder de Equipo, algo me querrán decir…». Quizá esta moda de poner nombres güays a los puestos de trabajo, tenga cierta relación con la enfermedad de titulitis que seguimos padeciendo en los currícula y en las contrataciones. Y esta sea la forma en la que las empresas hacen más atractivas las promociones a los puestos de trabajo. Probablemente esperando que los candidatos piensen: «es cierto que ganaré sólo un poco más de salario, es cierto que ya no tendré horario, es cierto que me tendré que comer muchos más marrones, es cierto que estaré apagando fuegos continuamente… ¡Pero seré un líder! ¡Lo que siempre había soñado!»

Para seguir leyendo pulsa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *