La prueba irrefutable de que no debes escribir ese email


Tener hijos en edad escolar te regala un montón de experiencias, además de muchos quebraderos de cabeza, pero una de las que más disfruto es la de recordar mis tiempos de colegio. Sí, ya tengo una edad, pero aún me acuerdo de numerosos detalles que revivo gracias a mis hijas. Por ejemplo ese bonito recuerdo de contar cuadraditos desde el margen izquierdo de la cuartilla para empezar a escribir.

Si quieres seguir leyendo, pulsa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *