La importancia de avergonzarse

Las emociones negativas están mal vistas. Parece que debiéramos evitar a toda costa sentirnos mal y debiéramos estar siempre alegres y permanentemente felices. Pero las emociones negativas juegan un papel fundamental para el desarrollo personal. Por muchas razones: porque te ayudan a adaptarte a situaciones que inevitablemente ocurren, sean esperadas o no, porque te impulsan y te motivan, porque forman parte del ser humano, porque somos fundamentalmente emocionales… Las emociones negativas también te ayudan a ser mejor profesional. Por ejemplo, la decepción, la tristeza e incluso la frustración. A muchas personas nos han ayudado las frustraciones para luchar con más ahínco y fuerza en la siguiente oportunidad para evitar los fracasos y las frustraciones añadidas. Pero hoy me voy a centrar en una emoción muy querida por mí, porque la he experimentado gran cantidad de veces: la vergüenza.

Para seguir leyendo pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *