La delegación es una mezcla de paciencia y humildad

Recuerdo como si fuera ayer, y eso que ha pasado más de una década, el día que mi mujer decidió enseñarme a limpiar la vitrocerámica. Ella era la única que realizaba esa tarea, y yo, que siempre he intentado saber y hacer el máximo de tareas de casa, un buen día animé a mi mujer a que me enseñara. En el fondo era para mi propio beneficio: si yo era capaz de limpiar la vitrocerámica podría ensuciarla cuando me diera la gana y así cocinarme auténticas delicatessens cuando ella no estuviera, sin tener que dar explicaciones después.

Si quieres seguir leyendo pulsa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *