Seis cosas que he aprendido preparando la Media Maratón de Valladolid relacionadas con el desarrollo de competencias

Este domingo día 20 de septiembre de 2015 a las 10:00 de la mañana dará comienzo la XXVII Media Maratón de Valladolid (España), en la cual participaré con el dorsal número 1163.

Y hoy me gustaría compartir con vosotros qué he aprendido sobre el desarrollo de competencias preparando esta prueba de 21 kilómetros y 97 metros. Aprendizajes que tienen mucha relación con el desarrollo de competencias que al fin y al cabo también se basan en el entrenamiento.

  1. Perseverar en el entrenamiento: Preparar una Media no es algo que se haga en una semana, ni en un mes. En mi caso he utilizado 3 meses. Así que hay que ser paciente y sacrificado. También al desarrollar competencias debemos ser conscientes de que no mejoraremos si no somos constantes en el entrenamiento. Y eso lleva tiempo.
  2. Marcarse objetivos realistas pero ambiciosos: Mi objetivo en la carrera del domingo es doble: primero divertirme (sí, es posible divertirse mientras corres 21 kilómetros, sobre todo si lo haces por las calles de tu ciudad) y segundo, terminar en 2 horas. Es un objetivo realista y ambicioso en mi caso. Cuando nos proponemos desarrollarnos en una competencia debemos marcarnos un objetivo realista y ambicioso con respecto al nivel que tenemos en este momento. Si nos ponemos un objetivo demasiado exigente nos frustraremos y si es demasiado laxo no desarrollaremos la competencia todo lo que podríamos.
  3. Entrenar, entrenar y entrenar: cuando sales a correr te vas conociendo. Sabes qué molestias y dolores son naturales y cuáles no, reconoces los bajones psicológicos que te pueden ocurrir durante la Media porque ya los has experimentado antes (cuando por tu cabeza pasa eso de “puff, no puedo más” y te dan ganas de pararte). Pero gracias a esos entrenamientos cuando llegas a la carrera sabes vencer esas pequeñas batallas para seguir adelante. Cuando entrenas competencias y habilidades también es importante conocer esos pequeños demonios para vencerlos y eso sólo se consigue entrenando las competencias en situaciones lo más realistas posibles, para estar preparados cuando llegue la hora de la verdad, la hora de las dificultades.
  4. Querer no es poder: por mucha voluntad que yo tenga por correr una media maratón, si no he entrenado suficiente no lo conseguiré. No nos engañemos a nosotros mismos. Lo único válido para conseguir resultados es el esfuerzo, el trabajo y la perseverancia. No nos creamos esos anuncios que te dicen “aprende inglés sin esfuerzo”. Hay que ser realista también con el desarrollo de competencias. Por mucho que quiera y desee mejorar mi habilidad de hablar en público como no me ponga a ello será un milagro que lo consiga.
  5. La tecnología sólo ayuda: para preparar la media maratón me he comprado unas zapatillas nuevas con sistema zoom air y doble suela para obtener mejor estabilidad y amortiguación. También corro con mi smartphone en el que activo una aplicación que utiliza el GPS durante el recorrido y me manda mensajes de ánimo cuando cumplo con el entrenamiento prefijado. Y por supuesto, utilizo un smartwatch que mide mi ritmo cardíaco permanentemente y con un simple giro de mi muñeca puedo ver las pulsaciones que tengo en cada momento. Pero no nos engañemos, realmente quien corre soy yo: mis piernas y mi cabeza (los que han corrido alguna Media entenderán que el coco es algo fundamental). En el desarrollo de competencias solemos pensar que la tecnología hará el trabajo duro. Pues siento deciros que no. No por comprar la última app de productividad personal voy a ser más productivo, esa aplicación me podrá ayudar pero seguiré siendo yo quien tenga que hacer la parte más difícil: trabajar, organizarme y priorizar.
  6. No todos los días son iguales: llevas tres días de entrenamiento fantástico y el cuarto, sin que sepas muy bien porqué, las piernas no te responden de la misma manera y no sientes las mismas sensaciones: no es tu día. Y es que no todos los días son iguales. Cuando hablamos de desarrollo de competencias pasa lo mismo: la progresión en el desarrollo no suele seguir un patrón de aceleración constante. Tiene retrocesos y en ocasiones son inexplicables. Pero eso no significa que no hayas avanzado nada. Lo que hay que hacer en momentos como ése es irte a casa, darte una buena ducha y mañana será otro día.

Espero vuestras opiniones en los comentarios.

Saludos,
Raúl.

9 comentarios

  1. Muy buen post Raúl;

    Como aficionado también a correr -running mola, pero lo realmente grande de este deporte es que es sencillo, simple, sin medias tintas…pues eso, para qué lo vamos a complicar- además de estar de acuerdo con todo lo que comentas, te dejo por aquí lo que a mí me aporta correr -algunas están parcialmente solapadas con algunas tuyas, no obstante me parece interesante exponer mi punto de vista por lo que pueda aportar:

    1.- Cultura del esfuerzo Sí, correr cuesta -vaya descubrimiento!- y mucho. Me recuerda que todo lo que queramos conseguir cuesta conseguirlo, y si no costase no lo apreciaríamos tanto. Es parte de lo que hace que las pequeñas cosas sean más valiosas, si no las hemos conseguido simplemente satisfaciendo una pulsión inmediata.
    2.- Gestión de la frustración Sí, nos prepara para afrontar los reveses que sin duda llevaremos. Sin ir más lejos y por no perder el hilo del atletismo casero; he estado varios meses entrenando para esa media maratón y según se acercaba, por varios motivos no he podido acudir a la carrera que a estas horas estarás disputando. Correr nos prepara para aceptar las derrotas y pensar que mañana tendremos una nueva oportunidad de calzarnos las zapas ésas de doble suela que tenemos; a colación de tu sexto punto.

    Y por el momento poco más, y que, como hemos aprendido, nos vemos, bien sea por las oficinas o bien por las carreteras, pero siempre hacia adelante! Un abrazo.

    Rubén.

    • Hola Rubén!
      Gracias por tu respuesta. Suscribo totalmente los dos puntos que aportas. Y en mi opinión se basan en que en este “atletismo casero” (como bien lo llamas) tú eres el contrincante al que debes vencer. Y no sólo en las carreras populares que hagas, sino en esos entrenamientos del día a día que son los que realmente cuestan.
      Nos vemos!
      Saludos,
      Raúl.

  2. Hola Raúl!
    Como bien sabes, yo opino que correr es de cobardes y por eso no lo practico mucho. Pero dejando las bromas a parte conoces mi afición por el boxeo. Al fin y al cabo son deportes en los cuales en los dos compites tanto contigo mismo como con los demás. La cosa está en superar retos.
    Cuando yo comencé a practicarlo me costaba trabajo y me aburría, porque no son sólo intercambiar golpes entre dos personas, sino el tener que esquivarlos para luego poder asestarlos al contrario. Y al principio recibía más que daba, pero hay que ser constante y perseverante y como se suele decir y se ve mucho en las películas, cuando hinques la rodilla en el suelo apoya el puño y ayúdate de el para levantarte y seguir. Con la práctica y aprendiendo las técnicas también consigues que los demás hinquen la rodilla y eso te motiva más aún.
    Luego necesitas mucha concentración, porque un despiste te hace besar la lona y un buen acierto te hace dar un golpe ganador.
    Aún así, aunque logres vencer al contrario, la pelea suele ser con uno mismo, porque siempre quieres ganar al siguiente.

    Un saludo

    • Hola Francis!
      gracias por leerme y dejar tu comentario.
      Haces referencia a una cuestión que yo he pasado por alto: la técnica en cualquier actividad que uno quiera desarrollar con cierta seriedad. Para controlar la técnica me remito al punto 3 de los 6 que expongo: “entrenar, entrenar y entrenar”, en mi opinión es la única manera de poder utilizar la técnica de manera adecuada.
      Gracias de nuevo Francis!
      Saludos,
      Raúl.

  3. Buenos días,

    Simplemente decir que este articulo me parece fantástico. Yo también participe en la carrera, aunque en mi caso como entrenamiento, ya que como objetivo para este año es correr una maratón a finales de Noviembre.

    Como muy bien dices, es duro, sacrificado y muchos más calificativos que los que corremos, ya conocemos. Pero al final es un desarrollo de habilidades; inicias un proyecto a largo plazo, donde poco a poco vas viendo los avances, te vas evaluando y al final realizas ese examen, para el cual ya sabes si tu preparación fue la adecuada p no.

    En mi caso además de servir de vía de escape, los entrenamientos, sirven de momentos de reflexión, conocimiento personal, retos cortoplacistas, que te ayudan a conseguir ese objetivo final.

    Al final, como Raúl dice, no deja de ser un desarrollo que supone un esfuerzo, pero que te lleva a una meta; igual que cuando en la vida real quieres alcanzar una habilidad, pero sin poner esfuerzo de tu parte es muy difícil desarrollar. Quien me iba a decir a mi, que después de hacer carreras de 5-6 km me iba a atrever a desarrollar las habilidades necesarias para poder correr 42km? Nadie, todo es a base de esfuerzo y perseverancia y para ello nada mejor que esforzarse y conocerse a uno mismo, para poder ayudarte a desarrollar esas competencias que llevas dentro.

    • Hola Javier!
      lo primero, las personas que estáis preparando una maratón tenéis mi admiración más absoluta. Habiendo pasado por preparar una media maratón, la maratón (42 kilómetros, el doble de distancia evidentemente) me imagino que debe ser terriblemente exigente. Así que mucho ánimo!
      Efectivamente tiene una relación directa entrenarse para una carrera de fondo que entrenar competencias. Como bien dices, al final consiste en desarrollar ciertas habilidades físicas y sobre todo mentales (vuelvo a remarcar el tema del coco, para mí fundamental) que pasan inexorablemente por entrenar de manera continuada durante mucho tiempo.
      Te deseo lo mejor para el día de la prueba! (Ya me contarás)
      Saludos,
      Raúl.

      • Buenos días!!!
        Raúl que buena comparativa me ha gustado mucho y me ha hecho reflexionar sin duda, me gustaría resaltar lo de que la tecnología solo ayuda, a veces usamos la típica frase de “es que si yo tuviera…” y es cierto quien corren son tus piernas… en fin una escusa más….
        Por último solo añadir que siempre al final de una maratón o de un día duro tenemos a alguien cerca que nos invita a seguir corriendo o a un equipo de trabajo con el que contamos y en el que nos apoyamos para enfrentarnos a un nuevo reto.

        Así que a por ello!!!
        Buen día
        NURIA

        • Hola Nuria,
          muchas gracias por tu comentario!
          Qué cierto es que muchos días de trabajo son comparables a una dura carrera y que el apoyo social es fundamental para continuar al 120% al día siguiente.
          Gracias por leerme!
          Saludos,
          Raúl.

  4. Pingback: Entrepersonas Programa 39: Preparar una Media Maratón y el Desarrollo de Competencias | Entrepersonas Consultoría y Desarrollo S.L.U.

Responder a Francis Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *