El primer paso para crear una verdadera cultura del aprendizaje en una organización

Para que una persona se forme durante toda su vida es necesario que la persona en cuestión quiera formarse durante toda su vida. Porque al igual que hay personas que no quieren subir al Everest (por las razones que sean y que no voy a considerar aquí ahora), hay personas que no quieren formarse ni aprender. También hay personas que lo que quieren es que les formen. Es decir, que los demás se esfuercen para que ellos aprendan algo. Y si no consiguen que otros hagan el esfuerzo que ellos tienen que hacer, van lloriqueando amargamente por las esquinas quejándose de que la empresa no les forma. Aprender y formarse requiere esfuerzo. Y en la vida, como en botica, hay de todo, incluso personas que no están dispuestas a formarse. Lamentablemente para esas personas vivimos en una época en la que cada uno de nosotros somos responsables de nuestra propia empleabilidad y formarse es una de las acciones que aumenta la empleabilidad de una persona. Porque ya no vivimos en la época de la revolución industrial en la que aprendías un oficio y podías vivir de él toda tu vida. Sino que nos vamos a tener que reinventar inexorablemente varias veces durante nuestra vida profesional. El conocimiento avanza a pasos agigantados y teniendo, como tenemos actualmente, vidas laborales de más de cuarenta años tenemos que seguirle el ritmo lo mejor posible.

Para seguir leyendo pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *