El mito de que para ser buen jefe hay que ser buena persona

Tengo un grave problema con las frases grandilocuentes: no me las creo. En cuanto leo una, dudo inmediatamente de ella y empiezo a buscarle las cosquillas. Es verdad que con algunas tampoco hace falta esforzarse mucho. Con solo con leerlas despacio, uno se da cuenta de que lo que está leyendo no tiene ningún sentido, no hay por donde cogerlo. Como, por ejemplo, esta frase que lleva tiempo rulando por internet: «Para ser buen jefe hay que ser buena persona».

Para seguir leyendo pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *