Desarrolla tu… gestión emocional

Lo prometido es deuda, así que aquí vamos con la segunda parte para desarrollar tu gestión emocional. Pero ya anuncio de que habrá un tercer artículo sobre la gestión emocional (si es que nadie dijo que esto fuera fácil) que tratará sobre cómo cambiar las emociones perjudiciales en beneficiosas. Pero antes, en este segundo artículo voy a proponer un ejercicio para que te entrenes a diferenciar las emociones beneficiosas de las perjudiciales. Así que… ¡allá vamos!

Para seguir leyendo pulsa aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *