Consejos básicos para ser un mal jefe

Ser un mal jefe no es sencillo. Es más sencillo ser un jefe regularcillo. Porque hay que ser muy bueno para ser malo. Quien aspira a ser verdaderamente un mal jefe tiene que entrenar, debe ser perseverante y tener claros los objetivos todos los días. Hoy te voy a dar tres consejos básicos para ser un mal jefe. Hay gran cantidad de cosas que uno tiene que hacer para ser un mal jefe, pero en mi opinión si uno domina la base, el resto de detalles de maldad saldrán casi sin pensar. Aunque repito, lo fundamental es que practiques y practiques todos los días, hasta automatizar aquellos comportamientos que al inicio te pueden resultar un poco forzados. Y no desesperes, llegará un momento en que tus conductas serán tan naturales que ni siquiera recordarás haberte comportado de otra manera en el pasado. Vamos allá:

Si quieres seguir leyendo pulsa aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *