Cambio de paradigma: el desarrollo en las organizaciones

logo e 100x100Hace ya algunos años (sí, desde que empezó la crisis como muchas otras cosas) el desarrollo de las personas en las organizaciones ha cambiado. Desde mi punto de vista, el cambio de paradigma se puede concretar en 5 puntos:

  1. Antes se hablaba de “formación“, ahora se habla de “desarrollo“. Puede parecer un cambio banal y sin importancia, pero no es así (ver el punto 2)
  2. La formación se identificaba con “cursos de formación“, que era la manera casi única de formar a una persona. Actualmente las formas de desarrollar a las personas pasan por muchas y variadas. Y los cursos de formación son una más.
  3. Hace algunos años las personas tenían la responsabilidad y (hasta cierto punto) la obligación, de asistir a los cursos que la empresa organizaba. Ahora cada una de las personas de la organización, desde el director general hasta el becario, es responsable de su desarrollo profesional. Y además la persona es la más interesada en desarrollarse profesionalmente, porque redunda directamente en su empleabilidad presente y futura.
  4. Antes la empresa tenía la “obligación” de organizar cursos. A los que las personas tenían la obligación de asistir para formarse. Pero ahora la empresa tiene el compromiso con cada una de las personas de la organización de poner a su disposición los medios y recursos para su desarrollo profesional. Y es la persona quien tiene que hacer uso de ellos y responsabilizarse.
  5. Hace algunos años el objetivo de la formación era transmitir ciertos conocimientos que se pretendía que la persona utilizara en su trabajo diario. Actualmente el objetivo no sólo es la transmisión de conocimientos, sino también el cambio de actitudes y por supuesto de comportamientos.

Por lo tanto, años atrás las personas eran sujetos pasivos ante la formación que adquirían y que les “imponía” la empresa. Actualmente son personas activas que buscan y proponen recursos de aprendizaje, marcan sus propios objetivos en su desarrollo profesional y quieren tomar las riendas de su empleabilidad presente y futura.

Este es el reto al que las organizaciones han de dar respuesta ahora y en los próximos años.

Saludos,

Raúl García.

2 comentarios

  1. ¡La pura realidad!
    Considero que para adquirir el compromiso de una persona dentro de la organización, le permitan, teniendo en cuenta los recursos limitados, desarrollarse por si mismo. Estamos
    acostumbrados a elegir, por ello, será mejor dejar elegir, que elegir por la empresa.

    El nivel de compromiso será mayor, a medida que vaya aprendiendo y mejorando día a día.
    El incremento de autoexigencia y del reto permitirán a la organización conocer la predisposición y los límites de esa persona.

    • Hola Ana!
      Gracias por tu comentario.
      De acuerdo con tus apreciaciones. Además yo apuntaría que tanto la empresa como la persona han de estar suficientemente “maduros” como para aceptar el compromiso que ello conlleva.
      Gracias de nuevo por tu aportación!
      Saludos,
      Raúl.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *