A propósito de los profesionales que trabajan cara al público

El año que cursé tercero de Psicología en la UNED compaginé mis horas de estudio trabajando en un supermercado durante nueve meses. Era cajero y reponedor. Fue una de mis primeras experiencias laborales y he de admitir que aprendí mucho. Mucho sobre las relaciones entre compañeros y sus conflictos, mucho sobre tener jefe y las diferentes maneras de dirigir que hay y también mucho sobre tener responsabilidades y la exigencia personal. Recuerdo que de vez en cuando tenía pesadillas. En esas pesadillas, que se repetían de vez en cuando, yo estaba en una de las cajas del supermercado tratando de cobrar a una interminable fila de personas soportando las protestas y malas formas de los clientes. Quizá no fuera una terrorífica pesadilla, pero he de confesar que lo pasaba mal.

Si quieres seguir leyendo, pulsa aquí: https://www.tribunavalladolid.com/blogs/para-profesionales/posts/a-proposito-de-los-profesionales-que-trabajan-cara-al-publico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *