4 consejos a contracorriente para las vacaciones.

Presento aquí 4 consejos que nadie te dará para tus vacaciones:

  1. No desconectes: sigue en contacto con tu trabajo, con tu profesión… pero de otra manera y con otra frecuencia. Lee, investiga, piensa… pero de manera relajada, sin estrés y sin que sea una obligación. Durante el año probablemente estés metido en una espiral de “hacer-hacer-apagar fuegos-hacer-apagar fuegos-hacer-hacer…” que no te permita dedicar el tiempo que quieres a pensar, planificar a futuro, aprender, meditar… Hazlo en vacaciones, pero sin los agobios de plazos de entrega ni horarios de trabajo.
  2. Planifica tareas en tus vacaciones, no estés sin hacer nada, ocúpate: es importante seguir ejercitando la mente y no convertirte en una ameba durante tu período de vacaciones. Dedícate a un hobby, a un entretenimiento, a una tarea… que tenga inicio y fin con tus vacaciones. Por ejemplo, puedes visitar los museos de tu ciudad (planifica una visita cada 4 ó 5 días), o dedicarte a mejorar tu estilo “crol” de natación estudiando la técnica y practicando en la piscina o en el mar, también puedes estudiar un personaje histórico que admires, o ver la filmografía de un director, o leer una saga literaria… Puedes hacer un listado de 2 ó 3 cosas, no más para que realmente las cumplas, y planificarlas en tus vacaciones. Serán tareas que tengan su inicio y fin en las vacaciones, de esa manera cuando vuelvas al trabajo tendrás la sensación de haber aprovechado las vacaciones.
  3. Inicia rutinas que puedas mantener después de las vacaciones: elige actividades durante tus vacaciones que puedas mantener cuando terminen éstas. Por ejemplo, aprender a tocar un instrumento musical. Ésta es una actividad que requiere más dedicación al principio, por lo que puede ser una actividad ideal para aprender en vacaciones (que se dispone de más tiempo) y después mantenerla con menor dedicación. Cuando inicies una actividad en vacaciones, piensa cómo vas a mantenerla cuando las termines. Así no sentirás la frustración de no poder continuarlas durante el período de trabajo.
  4. No pongas tus horarios patas arriba: si durante el año te levantas a las 6:30, comes a las 14:30 y te metes en la cama a las 11:30. En vacaciones no te levantes a las 10:00, comas a las 16:00 y te metas en la cama a las 2:00. Modifica tus horarios pero no de manera drástica, algún día puede ser una excepción, pero no acostumbres a tu cuerpo a una rutina que vas a tener que modificar. Cuando vuelvas al trabajo tu cuerpo te lo agradecerá (sobre todo si como yo has llegado ya a “cierta” edad).

Saludos,

Raúl García.

 

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo con el planteamiento. Tan es así que lo intentaré: Muchas gracias,

  2. Somos el mismo en el trabajo, casa o con los amigos. El trabajo no es una tortura, que triste sería! Por eso me encanta especialmente el primer consejo.

    • Hola Nacho,
      gracias por tu comentario.
      Existe la creencia generalizada de que si no desconectas de tu trabajo en vacaciones eres un “adicto” al trabajo. Utilizar la oportunidad que te dan las vacaciones (sin un horario fijo, sin la presión de los plazos…) para mejorar en tu trabajo, yo lo veo como una actitud profesional y no una adicción.
      Saludos,
      Raúl.

Responder a Raúl García Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *